© 2019 Quinto Elemento Spa. 

  • Facebook. Quinto Elemento Spa
  • Instagram. Quinto Elemento Spa
  • TripAdvisor. Quinto Elemento Spa
  • Yelp Quinto Elemento Spa

Con gran placer y honor, los invito a conocer la historia de Quinto Elemento Spa y su fundadora Elisabetta Meroni.

Soy Elisabetta Meroni y vengo de un país maravilloso; Italia. Para ser más precisa, del romántico y famoso Lago de Como. De ahí nace mi formación como esteticista, mis ojos puestos al mundo y un gran deseo de aprender. Graduada en Como en 1989, entré en el mundo laboral a través de un prestigioso centro de belleza donde recuerdo con nostalgia al director; quien con su maestría ha forjado mi figura como esteticista. Me fascinaba la estética, desde cuidar a la persona hasta la belleza del cuerpo. Sentía la gratificación de los clientes al recibir los diversos servicios. Llegó un momento en que todo esto me parecía limitado; sentí la necesidad de ir más allá del cuerpo físico ... buscar una mayor conciencia que va más allá de nuestra “envoltura". Así comienzo a estudiar en Milán, una antigua técnica de Shiatzu (método Namikoshi) con la especialización en drenaje manual de la linfa (método Vodder). Sigo con varios cursos centrados en dispositivos tecnológicos, productos específicos, seminarios de diversos intereses pero siempre en el camino de la estética. El encuentro decisivo surgió en un curso de actualización con el gran osteópata maestro, Gianfranco Poletti, precursor de la innovación en las técnicas de masaje y bioenergética. Sacó lo que buscaba! En el mensaje sutil con la personas, en las caricias y en el poder de las manos, encontré la respuesta; y por primera vez entendí cuál era mi verdadera vocación. El poder curar las heridas del alma humana como un bálsamo. Fue un largo camino de estudios a profundidad a través de la técnica del masaje del tejido conectivo (método de Dicke). Durante varios años, trabajé junto a Gianfranco Poletti para comprender los diferentes aspectos estructurales y emocionales de esta maravillosa técnica.

En 2001, me uní a una escuela para profundizar mis conocimientos en: drenaje linfático arterial, masaje energético, masaje neuro-estimulante y reflejo del tejido conectivo.

En 2009, me inscribí a una escuela de integración postural en Milán, fundada por el Dr. Masimo Soldati. Un estudio de autoconocimiento profundo donde, con su orientación, me permitió pasar por un momento de fortalecimiento profesional y personal. 

Durante algunos años me dediqué a consolidar los cursos y las diversas teorías. Pero en todos estos pasajes de la vida, “el sueño en mi latente" comenzó a manifestarse. De hecho, inció en 2004 con nuestra luna de miel en México ... poco después, la idea de mudarse a una nueva tierra parecía cada vez más posible ... ¡La tierra maya me estaba llamando y resonó con fuerza! ¡El clima cálido y el poder del mar combinados con la belleza de su gente, el lenguaje y la tranquilidad, literalmente, fueron el motivo de nuestro cambio!

En 2014 nos despedimos de nuestra querida Italia. Saliendo de la zona de confort, comenzamos nuestra nueva vida juntos y nos embarcamos de inmediato en el camino de nuestra vida profesional. Impulsada ​​y motivada por mi esposo Andrea y mis hijos, abrimos con gran entusiasmo: Quinto Elemento Spa. Buscamos cuidadosamente productos de calidad, protocolos diseñados para cada necesidad y capacitamos a nuestro personal en base a la total dedicación al cliente y sus necesidades. Abrimos las puertas a una diversidad cultural que existe en la zona

Es aquí donde, gracias a los cursos de psicología de Miguel Briceño, comencé un viaje personal de Eneagrama de Personalidad, Lesiones Emocionales y el Camino del Sanador.

Otra oportunidad de crecimiento vino con el curso básico de acupuntura de la escuela TAO dirigida por Rafael Alcantara, donde actualmente estudio. Con mucha interés, sigo creciendo y evolucionando.

Me encanta poder vivir al aire libre, practicar yoga todos los días, ir a cualquier parte en mi bicicleta, leer en la playa, ver un amanecer en el mar, disfrutar de una gran diversidad de platillos de otras culturas. Fue todo lo que siempre quise y estoy saboreando cada momento. Solo puedo honrar y postrarme ante la tierra mágica; respirar el ambiente enérgico, nadar y purificarme en las cálidas aguas del Mar Caribe o frescas aguas de los Cenotes y transformarme con el poder del fuego y el aroma de Copal. Gracias a que podemos vivir bajo este maravillo cielo, mi familia y yo, no podemos pedir más.